Incontinencia

autor/es: Dra. Mª del Carmen Peña Cala

 

¿Qué es?

Es la pérdida repetida del control voluntario de la continencia anal.

 

¿Quiénes la sufren?

Entre un 3 y un 7% de la población padece incontinencia, aunque la mayoría no acuden al médico por vergüenza o por desconocimiento de las técnicas actuales.

Es más frecuente en:

    • mujeres.

    • mayores de 65 años.

    • personas con dificultades en la movilidad.

 

¿Cuáles son las causas?

Alteraciones o pérdida de fuerza de los músculos o esfínteres del ano:

    • Después de intervenciones anorrectales (fisuras, fístulas, hemorroides).

    • Partos múltiples o difíciles.

    • Traumatismos.

    • Estiramiento de los nervios pélvicos (estreñimiento).

Disminución de la sensibilidad rectal:

    • Demencias, edad avanzada.

    • Lesiones medulares.

    • Accidentes cerebrovasculares.

    • Esclerosis múltiple.

Disminución de la capacidad rectal:

    • Proctitis infecciosas (inflamación del recto).

    • Proctitis actínicas (después de radioterapia).

    • Enfermedad inflamatoria intestinal.

    • Algunos tumores rectales.

 

¿Cómo se diagnostica?

    1. Historia clínica detallada del paciente.

    2. Exploración física que incluya un tacto rectal.

    3. Apoyo psicológico.

    4. Ecografía endoanal para evaluar si hay lesión en los esfínteres.

    5. Manometría anorrectal para valorar la función anorrectal.

 

¿Tiene tratamiento?

Según el tipo y la gravedad de la incontinencia existen varias posibilidades que pueden aplicarse de forma conjunta o aislada.

    1. Dieta: aporte de fibra y agentes formadores de masa.

    2. Fármacos: Loperamida.

    3. Biofeedback anorrectal.

    4. Cirugía reparadora o bien protésica.

 

¿Qué es el biofeedback?

Es una técnica nada molesta para el paciente que se realiza a través de un ordenador, mediante la cual se aprenden a realizar una serie de ejercicios para mejorar la fuerza de los esfínteres anales. Posteriormente se practican en el domicilio.