Detección precoz del cancer colorrectal

autor/es: Dr. Xavier Llor Farré

 

¿Hay manera de hacer una detección precoz de este tipo de cáncer?

El cáncer colorrectal es uno de los cánceres que presenta un crecimiento más lento. Además, disponemos de técnicas que nos permiten una detección incluso en las fases más iniciales de desarrollo de este tipo de cáncer. La prueba más eficaz es la colonoscopia. Si el cáncer colorrectal se detecta mediante esta técnica y es todavía de pequeño tamaño, se puede extirpar en la misma prueba.

 

¿Es eficaz la detección precoz?

La detección precoz de este cáncer ha demostrado ser extraordinariamente eficaz. Múltiples estudios han constatado que si se detecta en las fases más iniciales, la supervivencia después del tratamiento se aproxima al 95% mientras que ésta no llega al 50% si se detecta en fases más avanzadas.

 

¿Qué métodos hay de detección precoz?

Los métodos utilizados para la detección precoz son el análisis de sangre oculta en las heces, la colonoscopia, el enema opaco, y aún en fase de validación, la colonoscopia virtual. Se han diseñado distintas estrategias que utilizan una o más de estas pruebas con un buen porcentaje de detecciones.

 

¿Cuáles son los métodos más efectivos?

Sin duda alguna, la prueba definitiva para el diagnóstico es la colonoscopia que, a parte de detectar el cáncer, también permite realizar biopsias para analizar los tumores. Los tests de sangre oculta en las heces, combinados con la colonoscopia, han demostrado ser muy eficaces. La simplicidad de los primeros permite que se pueda hacer un cribaje muy general a toda la población sin ningún riesgo y con una buena efectividad. No obstante, toda estrategia pasa finalmente por la realización de una colonoscopia cuando se haya detectado una anomalía. Esta prueba es la que aporta un diagnóstico definitivo.

 

¿Quién tiene un riesgo más elevado de cáncer?

El riesgo de cáncer colorrectal comienza a aumentar de manera evidente a partir aproximadamente de los 50 años de edad. No obstante, se dan una serie de circunstancias que hacen que una persona determinada corra un riesgo mayor y, por tanto, deba hacerse una vigilancia más temprana. Nos referimos a personas que tenga algún familiar afecto de este tipo de cáncer, personas con distintos tipos de cáncer en la familia, pacientes con antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal, y sobre todo, personas con síndromes familiares de cáncer colorrectal, como por ejemplo el Síndrome de la Poliposis Adenomatosa o Síndrome de Lynch.

 

¿Qué manifestaciones pueden ir asociadas a este cáncer? y, cuando se presentan, ¿hemos de descartarlo?

Lo más importante es detectar este cáncer cuando todavía no se ha manifestado, siendo esta fase la de mayor garantía para cogerlo a tiempo. Los síntomas se acostumbran a presentar cuando el tumor ya ha alcanzado un tamaño considerable y se encuentra en una fase avanzada. El mejor momento para detectar el cáncer es cuando el paciente se encuentra bien y nada le hace pensar que puede tener cáncer. Los síntomas o signos que pueden acompañar al cáncer colorrectal son: sangrado por el recto, dolor de estómago, dolor en el intestino, cambios en el tamaño o frecuencia de las deposiciones, o anemia.