Colonoscopia

autor/es: Dra. Mª del Carmen Peña Cala, Dr. Javier Nebreda

 

Definición

Es un examen interno del colon, empleando un instrumento llamado colonoscopio, que consiste en una pequeña cámara adherida a un tubo flexible. A diferencia de la sigmoidoscopia, que examina solamente el tercio inferior del colon, la colonoscopia examina el colon en toda su extensión. (ver animación).

 

Preparación para el examen


    • Para la preparación del examen, es indispensable una limpieza completa del intestino y, para esto, el médico dará las instrucciones adecuadas que comprenden: dieta sin residuos (fibra) y la ingestión de laxantes.

    • Igualmente, es posible que se le solicite a la persona suspender el consumo de aspirina y otros medicamentos anticoagulantes durante varios días antes del examen.

    • Algunos  pacientes con enfermedad cardiaca valvular pueden recibir antibióticos antes y después del examen para prevenir una infección.

    • Los pacientes ambulatorios deben contar con alguien que los lleve a su casa después del examen, ya que se sentirán aturdidos e incapaces de conducir.

 

Forma en que se realiza el examen


    • La persona se acuesta sobre el costado izquierdo con las rodillas flexionadas hacia el tórax.

    • Se administra una infusión y una inyección intravenosas para aplicar un calmante y un sedante durante el procedimiento.

    • Usualmente, se hace un tacto rectal antes del examen para dilatar el recto y asegurarse de que no existan obstrucciones mayores.

    • Se inserta el colonoscopio a través del ano y se avanza suavemente hasta la porción terminal del intestino delgado.

    • Se insufla aire a través del colonoscopio para tener una mejor visualización y se puede utilizar la succión para retirar secreciones.

    • Se pueden tomar muestras de tejido (ver animación) con pinzas pequeñas para biopsia que se introducen a través del colonoscopio. Asimismo, los pólipos se pueden extirpar con un asa metálica para electrocauterización y se pueden tomar fotografías.

 

Lo que se siente durante el examen sin sedación

    • Con el movimiento del colonoscopio en el interior es probable que la persona experimente una sensación de presión y que con la insuflación del aire o el avance del colonoscopio, el paciente experimente cólicos breves y dolor debido al gas. La molestia puede disminuir respirando lenta y profundamente, lo cual también ayuda a la relajación de los músculos abdominales.

    • Si el paciente está sedado no nota estas molestias.

 

Razones por las que se realiza el examen

    • Con el fin de obtener muestras de tejido para biopsia.

    • Con el fin de evaluar una anemia inexplicable.

    • Con el fin de evaluar la presencia inexplicable de sangre en las heces, dolor abdominal, diarrea persistente o anomalías, tales como pólipos hallados en una radiografía de contraste (enema de bario).

    • Con el fin de determinar el tipo y la extensión de la enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn).

    • Con el fin de hacer un seguimiento de un hallazgo previo de pólipos, cáncer de colon o un antecedente familiar del mismo.

 

Procedemientos terapéuticos

    • Polipectomia: Con un asa en forma de lazo, podemos cortar y extraer los pólipos (ver animación).

    • Esclerosis de lesiones sangrantes (con un aguja que se introduce por el canal del endoscopio, podemos inyectar sustancias que hacen parar el sangrado).

    • Fulguración con argón-beam (gas que en contacto con el aire produce una quemadura y sirve para cauterizar lesiones sangrantes, angiodisplasias, etc.).

    • Dilataciones neumáticas de zonas estenóticas (con un balón que se rellena de agua o aire dentro del colon, a una presión controlada).

    • Colocación de stents en zonas estenóticas (es una especie de malla que se coloca en el interior del colon, permitiendo el paso a su través; por ejemplo en un cáncer de colon estenosante (que obstruye la luz del intestino) previo a la cirugía o como  tratamiento paliativo).

 

Cuáles son los riesgos

    • Perforación intestinal (orificio) que  puede requerir incluso  intervención quirúrgica para coser el orificio (menos de 2 de cada l.000 exámenes).

    • Sangrado profuso o persistente en los sitios de la biopsia o polipectomía (1 de cada 1.000 exámenes).

    • Reacción adversa a los sedantes, causando depresión respiratoria o presión sanguínea baja (4 de cada 10.000 exámenes).

    • Infección que requiere terapia antibiótica (muy rara).

    • Náuseas, vómitos, hinchazón e irritación rectal causada por los purgantes orales.

 

Consideraciones especiales

La persona debe firmar un formulario de consentimiento, como con todas las pruebas médicas invasivas. En algunos casos puede que el efecto de la sedación le dure algunas horas y, por tanto, se recomienda no conducir ni tomar decisiones importantes durante este corto periodo de tiempo. Se recomienda ingerir bastantes líquidos para reemplazar los que perdió debido a los laxantes y al ayuno.

 

Las preguntas más frequentes


¿Cuál es la mejor prueba para prevenir el cáncer de colon?

La mejor prueba es la realización de colonoscopia total ya que permite ver de forma detallada todo el colon y observar cualquier anomalía que presente, mediante la utilización de un aparato llamado colonoscopio (ver animación).

¿Cada cuánto hay que hacer revisiones?

Depende de sus antecedentes familiares y de la causa de su patología. Para mayor información, véase prevención secundaria.

¿A partir de qué edad se ha de realizar la endoscopia?

La edad habitual que se recomienda para la realización de colonoscopia es de 50 años si no existen antecedentes familiares de cáncer de colon. Si existen dichos antecedentes en familiares de primer grado (padres, hijos y hermanos) se recomienda a partir de los 40 años o 15 años antes del diagnóstico del familiar afecto. Para mayor información, véase prevención secundaria.

Si me detectan un pólipo en la endoscopia, ¿cómo se soluciona?

Habitualmente, durante la propia colonoscopia, si se detecta un pólipo, se puede realizar la extirpación del mismo, por dicha vía endoscópica sin mayores problemas. Si el pólipo es de gran tamaño o de difícil acceso, a veces puede requerir intervención quirúrgica para solucionarlo.

Si me han quitado un pólipo, ¿cuándo he de hacer revisiones?

Eso depende del tipo de pólipo extraído y del tamaño y características del mismo. En función de ello, se aconsejará realizar colonoscopia de control entre los 6 meses y los 3-4 años. Para más información véase prevención terciaria.

Si he tenido un cáncer de colon, ¿cada cuánto he de hacer controles y de qué tipo?

Para más información véase prevención terciaria.

Algunos consejos que pueden serle de utilidad

    • Si ha tenido algún familiar diagnosticado de cáncer de colon, consulte con su digestólogo.

    • Si ha de realizarse una colonoscopia, siga rigurosamente las indicaciones para la preparación de la misma, así, asegurará que cuando se la realicen la visión sea buena y completa.

    • No espere a que alguien se lo diga. Si tiene 50 años, o 40 con algún familiar afecto de cáncer de colon, consulte con el especialista de digestivo.

    • Si hace sangre por el recto no piense, “serán las hemorroides”, mejor que lo consulte.